Maciel, Casinos, etc. etc. etc., ¿Algùn dìa se terminarà la oscuridad?…

 

Durante décadas los candidatos y políticos del FA se concentraron en mantener una dura crítica en contra de los gobernantes de los partidos tradicionales. Una de las principales líneas, fue señalar una supuesta falta de honestidad para gobernar.

 

Venderse como el partido político dueño de la honestidad absoluta y de una total transparencia, fueron durante años dos de las cartas más fuertes del FA, quien se encargo de presentar estas cualidades como dos de las principales diferencias con los partidos tradicionales.

 

El FA trabajo durante años en explotarlas al máximo y la estrategia funciono. El pueblo, después de años de mala publicidad contra los partidos tradicionales, estaba muy receptivo al mensaje enviado, ya que existía una necesidad colectiva de un cambio y de poder confiar en un nuevo grupo de políticos.

 

Pero hoy que son gobierno activo, la duda del pueblo es cada vez mayor y parece que en realidad estos valores no pasaron de ser un simple eslogan de campaña.

 

Seguramente durante gobiernos anteriores existieron casos de personas que realizaron actividades ilegales, fraudes, tráfico de influencias y actos de corrupción.

 

Con la llegada del FA al poder, se suponía que se terminarían los malos manejos y los tratos en lo oscurito. Pero todo parece indicar que hoy no es diferente y que estamos sumergidos en las mismas dudas y en los mismos malos manejos, que en el pasado  eran señalados por el FA.

 

Hoy aunque el FA insista en negar que a su interior hay humanos normales, muy a pesar de los intentos de defensa y después de esgrimir argumentos muy confusos o creíbles, esta quedando claro que la transparencia no es una cualidad indiscutible del presente gobierno.

 

También esta en tela de juicio la honestidad por encima de todo y de todos, la cual parece que solo quedo en palabras. En varias ocasiones han surgido dudas sobre el accionar de algunas personas y áreas gubernamentales, en donde las relaciones en lo oscurito con empresas y particulares, se perciben como comunes.

 

De demostrarse que han existido malos manejos por parte de personas pertenecientes al actual gobierno, quedaría claro que el gobierno, poco o nada ha hecho para evitar los casos de corrupción, tráfico de influencias, manipulación del gasto público, gastos injustificados, abuso del poder, etc.,

 

Analizando la situación actual, se puede llegar a la simple conclusión de que es muy fácil ser honesto cuando no se tiene al alcance nada valioso, pero al momento de tener poder en las manos o el acceso a la chequera del estado, las cosas pueden cambiar y algunas personas quizás pierden el piso y son olvidados los valores que se presumía tener.

 

¿Pero qué significa esto?, algo fácil de entender, lejos del poder y del dinero todos son honestos, pero cuando el poder esta al alcance de las manos, en ese momento es cuando los seres humanos se dividen en los que son honestos bajo toda circunstancia y los que son honestos mientras no tengan enfrente una buena oportunidad para dejar de serlo.

 

El FA esta formado por seres humanos comunes y corrientes, igual que los demás partidos tradicionales, personas honestas frente a todo y personas a quienes se les ponen a temblar las rodillas cuando empiezan a tener contacto con plata grande o con oportunidades para dejar de ser pobres.

 

Todas las personas son de carne y hueso, la diferencia esta en los valores y los valores no son activo exclusivo de ningún partido político, son activos de las personas bien criadas, en pobreza o en riqueza, son activos de las personas bien aprendidas, no de las bien enseñadas.

 

No nos extrañemos si son débiles, faltos de moral y de honestidad como los mismos personajes que ellos señalaron durante años, algunos de los exhibidos serán culpables, quizás algunos solo sean victimas de una mal entendido, pero al final, son personas promedio, no son superhéroes, no son dueños de una mina de honestidad, tampoco tienen una cuenta de ahorro de decencia ilimitada, son humanos, simples y corrientes, como el resto de nosotros.

 

El que se crió bajo ciertos valores morales y de respeto a la propiedad ajena, se seguirá comportando de esa manera aunque le pongan una mesa tapada de dólares, aunque se le ofrezca una coima del tamaño que sea, pero el que nació y se crió lejos de los buenos valores que caracterizan a la mayoría de la sociedad, seguramente no necesita que se le pongan muchos pesos cerca de su ámbito de poder, para que saquen las uñas y demuestran que son igual de ratas que los que llenan las cárceles del país.

 

No suframos, no defendamos lo indefendible, simplemente hay que estar concientes de que el valor agregado de honestidad a prueba de balas y la total transparencia, no esta en el FA, puede que la oposición tenga esta situación presente y trabaje en reunir un equipo que nos pueda dar confianza, pero la realidad es que más que un gobierno perfecto, reconozco que a lo que podemos aspirar es a un gobierno que le controle las manos a los más posibles, tanto dentro, como fuera del gobierno.

 

La honestidad no le pertenece a una ideología, a un partido político, a un sector social o una religión, es una cualidad que a pesar de ser accesible para cualquiera, no todos tienen el valor de vivir bajo su control.

 

Al final la conclusión es que hoy podemos comprobar que no son actos exclusivos de un partido político, se trata de situaciones de personas, simplemente de personas que están demasiado cerca del poder y del dinero, donde la afiliación política no tiene nada que ver.

 

Podemos creer en una persona y votar por ella, pero es difícil de saber quienes rodearan en primera, segunda y tercera línea al nuevo presidente, y ahí es donde existe la corrupción y donde se mete la mano en la lata.

 

Solo un presidente realmente comprometido con la legalidad por encima de todo, será capaz de aceptar que tiene un problema interno, quitar del gobierno a quien sea necesario, aunque esto implique romper cualquier compromiso político, enfrentar a cualquier corriente hacia dentro del partido o a cualquier poder externo.

 

Los antecedentes me muestran un FA negado a reconocer errores y por eso me resulta difícil creer que este partido tenga la capacidad de rectificar sobre la marcha y aceptar cualquier señalamiento o de reconocer que a su interior también existen seres humanos que pueden incurrir en acciones no muy claras.

 

Por eso es difícil pensar en que los actos de mal gobierno terminaron con el FA o que terminaran algún día con el FA. Yo creo que solo un gobierno que desde su campaña este abierto a comprometerse a presentar la información económica y de gestión del gobierno, para su libre revisión por cualquier ciudadano, es un nuevo gobierno en el que se podrá confiar, siempre y cuando la información demuestre que se están haciendo las cosas bien.  

Retemos a los candidatos a comprometerse con la transparencia y a presentar cuentas al pueblo, para que los trapitos tengan que desaparecer o salir todo el tiempo al sol. Porque la verdad, es que el resto son puras palabras vacías, que se las lleva el viento, al son de los pesos y los centavos…

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 Respuestas a “Maciel, Casinos, etc. etc. etc., ¿Algùn dìa se terminarà la oscuridad?…”

  1. EnriqueOlivera Dice:

    Cuidado que esto puede ser visto como algo de los malos, algo de los rosados, de los imperialistas, de los que se escondían detrás del árbol encapuchados y que querían ahorcar al vice de Antel. Siempre negativo, nunca positivo…..

    Me viene a la memoria una frase muy famosa en España de hace unos años atrás que salía de la boca de un entrenador del Barcelona llamado Van Gall:

    ¡¡¡¡TU ERES MUY MALO, SIEMPRE NEGATIVO, NUNCA POSITIVO!!!!

    http://www.youtube.com/watch?v=do5-ZNVjZPY

    Este también siempre tenía la razón y era el bueno y los demás eran los malos, hasta que cambiaron de entrenador por uno mucho mejor, claro

    El FA desde siempre se ha autoproclamado como el partido político de la verdad y de la justicia, creen que son los mejores de los mejores y todos los demás son los malos y perversos.
    En resumen ellos son los buenos y los demás los malos, algo tan ridículo y surrealista que es de risa, pero en el fondo es tan simple e infantil como esto y es algo que sus partidarios se han tomado como una religión, al igual que los políticos, con lo que hagan lo que hagan siempre estará bien y no importa lo que sea o el desastre que hagan, todo es una maravilla porque ellos se han autoproclamado que son los mejores.

    No importa si los casinos pierden millones y millones de dólares y Uruguay es el único país del mundo donde los casinos pierden dinero, o si alguien como Pereda hace un espectáculo bochornoso como simular un delito.
    A Muñoz la han puesto de ministra y a Pereda lo querían poner a dar clases en liceos y el domingo ha escrito una de las editoriales de “La República”, no importa si el ministro de economía es el letrista de una murga, tampoco pasa nada con lo del Maciel, todo será culpa de los rosados y la derecha imperialista, da igual, no se mira la realidad en ningún momento, no hay el menor criterio ni la menor autocrítica en nada, es una religión en toda regla y ellos son los buenos y los demás los malos.

    Sus seguidores son como un rebaño de ovejas que siguen fielmente a sus dirigentes con fe ciega, es más una cuestión de religión y fe que de unos ciudadanos que miran cual es el partido político o los politicos adecuados en una elección democrática, es seguir a los buenos y estar en contra de los malos, además hay que festejar y festejar porque les han dicho que festejen. Que es lo que se festeja nadie lo sabe, pero los líderes de esta religión dicen que hay que festejar y con esto ya alcanza, a festejar el festejo.

    Como se va a pensar o razonar algo en la realidad de un país si ellos son los buenos y los demás los malos, como en las películas los buenos siempre tienen razón y los malos nunca la tienen

    Como decía Tabaré Vazquez: “Festejen Uruguayos, festejen”

    Ya está, a festejar, cuando se festeja no se piensa y cuando hablan los líderes de la religión solo cuenta la fe, lo demás son lo malos y en este caso los malos son todos los que no son del FA.

  2. silverlamb Dice:

    Enrique estoy completamente de acuerdo contigo, si la verdad que es un tema complicado, por desgracia algunas personas parecen actuar como si se tratara de una situaciòn religiosa y no de polìtica, capacidad de gestiòn, visiòn de paìs y futuro, por eso cuando votan y se relacionan con algunos candidatos a gobernantes, actuan como si buscaran un Mecías, un salvador hacedor de milagros, en lugar de un equipo de gobernantes capaz de impulsar al país hacia un rumbo mejor.

    Son felices simplemente con escuchar lo que quieren oír y votan sin razonar el voto, en ningún momento se toman el tiempo para evaluar las propuestas de forma objetiva. Son aquellos que permiten que les hagan un lavado de cerebro y terminan convencidos de que el mundo es como se lo pintan dos vivos, que solo quieren sumar votos para perpetuarse en el poder.

    El FA es especialista en este tipo de estrategia, la que les funciona porque Uruguay es un país en donde demasiada gente desea que alguien se responsabilice de su vida, lo último que quieren en tener que tomar el control de sus vidas y luchar por estar mejor.

    Por eso muchos son felices obteniendo un empleo público y por desgracia lo ven como el sueño de vida hecho realidad, cuando en la calle hay oportunidades de vivir mejor y de conseguir más calidad de vida y no tener que depender de un jefe inútil, mediocre e incapaz, que te apuesto que su único merito fue tener el contacto adecuado para terminar como jefe o director de área (con sus honrosas excepciones).

    Por otro lado a muchos no les importa nada, votan con los ojos cerrados y lo seguirán haciendo por siempre, independientemente de que el partido al que votaron, le resulte imposible cumplir con las promesas de campaña. No les importa que sus grandes héroes les roben en sus propias narices, nunca lo van aceptar, porque como decís, los malos siempre son los otros y nunca sus añorados mecías y salvadores.

    Por eso la pobreza nunca se va a terminar, porque salir de la pobreza depende en gran medida, de lo que el ciudadano quiere como vida. El gobierno y la sociedad pueden entregarles el dinero que sea, trabajo, apoyo para capacitarse, apoyo para crear un negocio propio o una casa, pero algunos decidirán seguir viviendo igual, sin trabajar, sin realizar el mínimo esfuerzo para superar sus problemas personales y familiares.

    Para este grupo es importantísimo mantener este mismo estatus quo, por eso es que el FA a realizado un excelente trabajo de compra de votos, porque lograron darle certeza de obtener una migajas seguras, a los que prefieren no luchar, a los que gritan que no les muevan nada, no sea que se les termine el vivir de arriba.

    El problema es que el Uruguay no puede aguantar por mucho tiempo más, un número tan grande de mantenidos que no producen nada y que lo último que quieren es trabajar para vivir. Los que luchan por estar mejor, al final encontraran la forma de zafar de esta situación, así tengan que cambiar el estetoscopio por una escoba para barrer o cambiar la mesa de dibujo o la computadora, por el trabajo que sea en un país de verdad. ¿Luego quien trabajara para mantener a los vagos de siempre?…

Deja una contestación

Usted debe haber iniciado sesión para publicar un comentario.